INNOVACIÓN CENTRADA EN EL USUARIO


Las empresas que invierten en diseño tienen unos resultados financieros a largo plazo superiores en un 50% a aquellas que no lo hacen. El diseño puede ofrecer a las empresas una ventaja competitiva.
El Diseño va ganando relevancia en la manera en que las organizaciones se estructuran, operan e incluso piensan. El Diseño es posiblemente la mayor fuente de crecimiento para cualquier organización, origen de ventajas competitivas, estrechamente ligado a la innovación.

¿Por qué?

  1. Porque el diseño humaniza la innovación al estar perfectamente orientado al cliente, estrechamente vinculado con la solución de los problemas reales de los consumidores.
  2. Porque promueve y canaliza el repensamiento del proceso de innovación desde la óptica de la combinación de elementos tangibles (producto) e intangibles (interacción con el usuario).
  3. Porque, integrado en los procesos estratégicos de la empresa, es la clave para diferenciarse de su competencia en un mundo cada vez más comoditizado.

El diseño puede agregar valor, a cualquier organización, a través de:

  • Impulsar la innovación disruptiva y la apertura de espacios de mercado no disputados.
  • Diferenciar (descomoditizar) productos y servicios para atraer clientes.
  • Fortalecer la marca, encarnando los valores de la empresa y mejorando su reconocimiento.
  • Mejorar la capacidad innovadora de la empresa, proporcionando un enfoque más estructurado y coherente al desarrollo de nuevos productos/servicios.

Aporta beneficios cuantitativos (crecimiento de las ventas, aumento en cuota de mercado, reducción de costes o aumento de la eficiencia en la producción, reducción del time-to-market) y cualitativos (mayor reconocimiento de marca, aumento de la satisfacción del cliente, mayor consistencia en el producto/servicio, o reducción de la tasa de proyectos fracasados).